La App Es Un Medio, No Un Fin.

por Alexis Socco

En la mayoría de encuentros con emprendedores digitales, suelo notar algo que se repite constantemente: crear la nueva ‘killer app’. Y es un error verlo desde ese punto de vista. Una app nunca debe ser tomada como un fin en sí misma, sino con un medio. El de las apps hoy es tal vez el mercado más competitivo: sólo en el Play Store de Android se calcula que existen alrededor de 4 millones de apps.

Aunque el ASO (App Store Optimization), es decir el SEO de las apps móviles, esté muy bien desarrollado, aún no es del todo eficiente. Es probable que una app recién lanzada al mercado, si en los primeros días de existencia no recibe la suficiente cantidad de descargas, se pierda en el fondo de las incontables apps insertas en las tienda.

Existe además otra contra: los smartphones no soportan tanta cantidad de memoria como para tener descargadas todas las apps que uno quisiera. Es un mercado que juega con la escasez de recursos.

Y la promoción masiva, para conseguir un número importante de interesados, es muy costosa en términos de presupuesto. Por eso, la app nunca debería ser un fin, sino un medio. El caso paradigmático es Uber, donde existe la necesidad de obtener un vehículo, pero solo podemos obtenerlo mediante la app. O las empresas de delivery como Glovo, Rappi o Pedidos Ya, ¿son apps en sí mismas? No, la app es el medio por el cual puedo obtener un servicio a domicilio.

Veámoslo desde un punto de vista menos ‘moderno’: para llamar a un remise o un taxi, años atrás se utilizaba el teléfono. ¿Era el teléfono el fin para conseguir un vehículo? No, era solo un medio, una herramienta.

Por eso, lo que se debe crear es una gran idea, no una app. Y luego la forma en que el público se relacione con esa idea puede ser de muchas maneras, no solamente desde una aplicación. Por ejemplo, en algunas ciudades españoles pequeñas no se pide un vehículo mediante una app, sino a través de Twitter.

Cuando hablamos de innovar, en este proceso es poner al consumidor en el medio de todo lo que se haga. El objetivo de cualquier proceso de Transformación Digital es mejorarle la calidad de vida a las persones. Y la herramienta debe ser la más sólida y simple para que el público se acerque a ella y la utilice.

Mi humilde consejo para los emprendedores de la nueva economía digital es que no vayan detrás de una app, sino que vayan detrás de una idea que sea tan buena que el público no tenga más remedio que consumirla. En cualquier formato, desde cualquier punto relacional, desde cualquier experiencia. La app es un medio más, nunca un fin en sí mismo.

Esta entrada fue posteada el miércoles, noviembre 20th, 2019 a las 5:44 pm en la categoría Inicio, Tecnología. Puedes seguir este post en el siguiente RSS 2.0 feed.

Deja un comentario