El Marketing Musical Como Propuesta Inbound Para La Promoción De Las Empresas.

por David Peralta Alegre

Una de las soluciones de marketing que supone una innovación para la promoción de las empresas, es sin duda el marketing musical. No ya entendido como el marketing que se desarrolla desde el sector de la música, sino como el conjunto de técnicas promocionales que pueden usar las técnicas del sector para el beneficio de cualquier empresa.

Usar música en nuestras campañas publicitarias, no es nada nuevo. Como no lo es el hecho de captar clientes subrayando la calidad de un producto con la ayuda de un buen acompañamiento musical. Pero el desarrollo de las últimas técnicas de Inbound Marketing, nos tiene que hacer pensar en volver a diseñar nuestras campañas usando la música y las acciones empleadas por el marketing musical, al servicio de nuestros intereses publicitarios.

El marketing musical es todavía una disciplina en desarrollo, pero podemos destacar varios elementos que caracterizan sus estrategias y lo distinguen de otras tendencias en la promoción de empresas a través de Internet y las redes sociales. Estas estrategias son producto de la propia dificultad del sector de la música para conectar con su público y por ello son técnicas que pueden ser usadas por cualquier empresa que busque nuevos públicos o simplemente quiera diferenciarse de su competencia.

El rasgo principal de una campaña de marketing musical es sin duda su afinidad con el Inbound Marketing o marketing no intrusivo. Las campañas del buen marketing musical son aquellas que son experimentadas por el público como una propuesta de valor y no como la venta de un producto, ofreciendo desde la creatividad y la originalidad, una alternativa al ya saturado mercado de ventas tradicionales del marketing online.

Paradójicamente, el marketing silencioso tiene en el marketing musical un aliado perfecto para llegar al cliente a través de una de las herramientas más poderosas que existen al servicio de cualquier creativo: la música y sus valores intrínsecos.

O, dicho de otra manera, la música nos ayudaría a conectar mejor con la emoción de nuestro público a través de la creatividad sonora. Un campo todavía por explorar y que sin duda puedo asegurar está dando ya grandes resultados a las marcas que saben usar el tremendo potencial de este tipo de campañas.

Poner música a un anuncio, no es hacer marketing musical. Es simplemente desaprovechar una oportunidad para hacer que nuestra campaña sea más efectiva. Porque el marketing musical se basa en dos parámetros imprescindibles: la segmentación musical de audiencias por sus gustos, y el conocimiento de la capacidad emotiva de los distintos estilos musicales empleados.

Por eso para el éxito de una campaña que use las técnicas del marketing musical no solo hace falta un creativo o un especialista en marketing que las desarrolle. Hace falta también un profesional de la música que, desde el profundo conocimiento del mundo del marketing, sepa dirigir esas campañas desde la pura esencia de la música: la capacidad de emocionar.

La música es inherente al ser humano, no lo olvidemos. Nos acompaña desde mucho antes de nacer en un mundo sonoro donde cohabitan todos los sonidos captados a través de uno de los primeros sentidos que desarrollamos como seres humanos: el oído.

Por ello, si una imagen vale más que mil palabras, la música vale mucho más que mil campañas de marketing.

Esta entrada fue posteada el domingo, noviembre 4th, 2018 a las 8:58 pm en la categoría inbound marketing, Inicio, Marketing Musical. Puedes seguir este post en el siguiente RSS 2.0 feed.

Deja un comentario