generacion-z

¿Cómo Vincularse Con La Generación K?

por Fernando Johann

Algunos le dicen la generación post millenials, otros la generación Z. Hay quienes los llaman con derecho la generación incógnita. Independientemente del nombre que utilicemos, los nacidos luego de 1997 y que hoy no suman aún sus 20 años son bastante diferentes de lo que conocemos hoy como generación Y, tan descripta en el último tiempo desde todos los frentes, las relaciones, el consumo, las aspiraciones y los objetivos de estas personas.

Desde 1997 hasta hoy en mundo ha enfrentado un número particularmente alto de situaciones de extrema tensión. Atentados con aviones comerciales, bombas en estaciones de tren, la primavera árabe, el nacimiento de Isis y Boko Haram además de la opresión del gobierno chino sobre los medios digitales de comunicación son solo algunos protagonistas que cabe recordar con facilidad.

Esta descripción que puesta toda junta hasta podría reconocerse como distópica hizo que la autora, economista e investigadora Noreena Hertz los bautizara como generación K (que es el nombre que más me gusta a mi) en honor a Katniss Everdeen, la adolescente protagonista de la saga “Juegos del Hambre”.

Este grupo de jóvenes es especialmente esquivo en cuanto a hacernos una imagen de su comportamiento dado que una de sus principales características es que no confían fácilmente en entes sin cabeza como podría ser una universidad, el gobierno o la empresa de luz. Consultados al respecto, sólo el 4% de la generación k confía en una empresa que pueda ser considerada “Grande”.

Lo particular aquí es el corte con la generación anterior.  Las diferencias de fondo, forma y espíritu que tiene esta nueva ola de habitantes de la tierra para interactuar con el mundo.

Comencemos con lo bueno. El compromiso con el otro y con el mundo es total. El 80% de los encuestados en este rango etáreo admite estar en fuerte acuerdo con la igualdad de derechos para con las personas transgénero. Lastimar el planeta (en cualquier forma con acción u omisión) es considerado un acto de extrema ignorancia, al nivel de creer en los reyes mago. El 66% está preocupado acerca del cambio climático y la mitad pone un ojo en al menos una potencia nuclear “impredecible”

También hay un cambio en los hábitos de consumo, la rebeldía tiene mucho menos que ver con el Tabú y por lo tanto se da que beben menos alcohol y hacen uso de mucho menos drogas que sus antecesores.

Vemos un descenso marcado de la intención de proyecto conjunto con hasta un 30% de ellos manifestando abiertamente no desear casarse y aún más, un 35% con el plan firme de no tener hijos.

En todo lo que hacen reina la precaución. Conseguir un trabajo estable es una preocupación muy presente (para un 86% de ellos.) con un 77% de ellos admitiendo “miedo” a caer en una situación de deuda.

Nada es peor que perder el celular fuera del horario en el que puede conseguirse uno nuevo. Nada es peor que no estar conectado. Nada.

Así las cosas las ofertas requieren cierta sintonía. La autenticidad y la honestidad institucional serán los parámetros más valorados de una marca siempre que tengan una persona, o un grupo de personas detrás con caras reconocibles.

La generación K se considera capaz. Con ello, un valor fuerte es el de una oferta especialmente barata si requiere algo de acción por parte de ellos. Esto es, el modelo IKEA para todo.

El anonimato es un valor, solo si es propio. La privacidad es todo, pero también es necesario crear comunidad y los anuncios van en contra de todo lo que creen valioso. Es más importante la opinión de un influencer que respeten que cualquier mecanismo de comunicación alternativo.

Es un desafío, y no estamos lejos de dar la vuelta completa y volver a donde comenzamos.

Brindando una conferencia de innovación en marketing para la industria del Turismo me tocó escuchar al bajar del escenario “ugh! ¿encontraste ese hotel con google? ¡que mal gusto![1]. Es una exageración, es cierto. Pero también es la generación que viene.

[1] En este caso la cita es una paráfrasis ya que el original tenía regionalismos argentinos que no sería fácil compartir a nivel latinoamericano.

Esta entrada fue posteada el Sábado, junio 24th, 2017 a las 9:51 pm en la categoría Inicio, Marketing. Puedes seguir este post en el siguiente RSS 2.0 feed.

Deja un comentario